Ventajas de las conservas en nuestro organismo:

Digestivas, bajo el efecto del calor de la cocción, las proteínas y los almidones se hidrolizan, lo que facilita su digestión.

Los aminoácidos esenciales, que el hombre necesita en su alimentación cotidiana porque su organismo no puede sintetizarlos por sí mismo, no se alteran con el proceso de conservación.

Mantenimiento de los glúcidos, en las conservas se comportan como en la cocina clásica. Para limitar su pérdida en el agua, se tiende a usar el vapor de agua, que la reduce sustancialmente.

Protección contra los agentes que destruyen las vitaminas, el aire (oxígeno) y sobre todo la luz. Así, las vitaminas en nuestras conservas se preservan en al menos un 70% mientras que los productos cocinados en casa, pierden hasta un 50% en la cocción culinaria. Esto es debido a que pocas vitaminas son realmente sensibles al calor, salvo en combinación con otros elementos como el aire o la luz.

MODO DE PREPARACIÓN:

1. Cocer la pasta durante 8 minutos en agua hirviendo con sal y un chorrito de aceite.

2. Pelar y laminar los ajos y dorarlos en una sartén con aceite de oliva. Añadir a la sartén las gambas peladas y saltear con una pizca de sal.

3. Escurrir la pasta y añadirla a la sartén. Revolver y espolvorear con el parmesano. Por último, escurrir los mejillones y añadirlos a la pasta.

4. Servir inmediatamente.

 
 
 
 
ACERCA DE NUESTRAS MARCAS SECCIONES CLIENTESCONTÁCTENOSAVISO DE PRIVACIDAD